Las Marcas Olfativas

Dicen por ahí que lo que huele bien se vende mejor y por lo anterior, el aroma de los productos o de la prestación de servicios ejerce cierta influencia sobre los consumidores.

En el extranjero están reguladas y en vigor el registro de las marcas olfativas. En México no tenemos regulación a este respecto.

Los criterios que rigen el registro de normas olfativas prohíben el registro de: El aroma natural de un producto, el aroma de enmascaramiento porque tiene un propósito funcional y de los aromas que son comunes en los respectivos sectores comerciales o industriales, como aromas florales en los productos de limpieza.

Es importante resaltar que la marca olfativa no consiste en el olor que se deriva de la naturaleza de un producto sino que debe de ser un olor únicamente creado para identificar ese producto o servicio en el mercado. Así la solicitud de marca olfativa de Chanel 5 ingresada en el Reino Unido fue rechazada porque la marca es el aroma del propio producto.

La OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), señala que para obtener el registro de una marca olfativa el solicitante debe de demostrar que el aroma no es el del producto mismo sino únicamente una marca, y adicionalmente el solicitante debe poder representar visualmente el aroma del producto o del servicio.

Había cuatro criterios para poder representar gráficamente un olor: La fórmula química que ya fue eliminada porque hace referencia a la sustancia y no al aroma, la descripción por escrito del aroma, que debe de ser tan exacta que no se confunda con la descripción de otro aroma, el depósito de una muestra, que no es funcional, y alguna combinación de las anteriores. Sin embargo, actualmente no existe aún ninguna clasificación de fragancias y menos que rija internacionalmente.

En la Unión Europea anteriormente era necesario que una marca se pudiera representar gráficamente para ser registrada, sin embargo su actual Reglamento deroga la representación gráfica de las marcas para permitir que una marca se represente en la forma que se considere adecuada de acuerdo a la tecnología. La representación debe de ser inteligible, duradera, objetiva, accesible, clara y precisa.

La Oficina de Marcas y Patentes de Estados Unidos (USPTO) en 1990 le concedió a la compañía Clark el registro una marca olfativa para distinguir en el mercado hilos de coser e hilos para bordar. La OAMI ahora EUIPO, Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea en 1999 concedió el registro de marca para el olor a césped recién cortado para distinguir pelotas de tenis. La representación gráfica se hizo a través de una descripción verbal detallada.

En el Reino Unido se registraron marcas olfativas para neumáticos consistente en aroma de rosas y para dardos consistente en aroma acre de la cerveza amarga. La EUIPO no estuvo de acuerdo con los criterios utilizados para el registro de estas dos marcas.

Actualmente, Abercrombie & fitch ambienta sus tiendas con una fragancia, Zara Home utiliza el olor a Jazmín para relajar el ambiente de sus tiendas, LG y Sony utilizan igualmente marcas olfativas, entre otras.

Para mayores informes comuníquese con Maricarmen Reyes en la Ciudad de México, al celular 0445515057796 o a través de los medios de contacto disponibles en la página web www.registrodemarcasypatentes.com.mx